Retocar de forma natural

En Madame La Pie nos gusta la fotografía (o cualquier proyecto) sin demasiados artificios digitales. Cuando una fotografía necesita edición digital, intentamos que el resultado final sea lo más natural posible. Que la imagen retocada resultante se parezca lo más posible a como era o es la imagen fotografiada original.

Nos gusta trabajar en la imagen antes de “disparar”. Conseguir la luz adecuada (iluminando o buscando el momento adecuado), componer correctamente y seleccionar los valores de la cámara para lograr la exposición correcta. Es un proceso que siempre ayuda en el resultado final.

Si trabajásemos pensando únicamente en la edición final sería un error, ya que nos encontraríamos con problemas que luego no se pueden solucionar o requieren mucho trabajo de retoque digital. En el cine, el gran error (o uno de ellos) al rodar una película es esa actitud, tantas veces escuchada, de “ya lo arreglaremos en la edición”. ¡ERROR! Aunque se pueda arreglar en edición, arréglalo mejor al momento (si se puede) no vaya a ser que en edición te lleves una sorpresa.

Aquí os mostramos las distintas fases por las que ha pasado una imagen nuestra. Podíamos haberla retocado más para que todo sea vea mejor, para que haya más color, más definición, más de todo, pero no sería real. Aquel momento era un atardecer tardío (casi de noche), había muy poca luz y la escena estaba a contraluz por lo que no se veía bien ni al jinete ni al caballo. Hicimos la fotografía y al editarla preferimos dejarla así, sin forzar ni los colores ni la exposición para que nos recordase aquel momento único.

Fotografía original. Sí, está muy oscura. Así fue ese momento, sin luz:

Corrección fondo y la arena de abajo para darle más contraste al caballo y al jinete, y apreciamos mejor los colores del mar:

Aumentamos la intensidad del color del fondo. Muy levemente para mantener los tonos apagados de la imagen original:

Aumentamos la exposición del jinete para verle mejor. No corregimos el tono de su camiseta para mantener el tono azul que había debido a la “hora azul”:

Recuperamos el tono rojizo “sucio” del cielo original. El cielo no tiene que ser azul “maravilloso” para ser precioso:

Corrección de pixel quemado. No podemos dejarlo pasar aunque sea “sólo”un pixel:


Corregido el pixel!! Casi no se apreciaba pero esos pequeños detalles son esenciales cuando se imprime una foto. También hemos corregido el borde entre la vegetación y el cielo para recuperar algo más el verde (poquito, siempre poquito). Y esta es la imagen final en color:

Y su versión en blanco y negro corrigiendo ligeramente los tonos y dejando el grano como está en la versión en color. El grano, como la arruga, es bello. Dejémoslo existir:

Nos gusta el resultado final porque mantiene la esencia de la imagen original mejorando algunos aspectos que claramente podían mejorarse.

Queremos que nuestros proyectos finalizados nos recuerden al día que fueron hechos en vez de crear una imagen artificial que no se parezca en nada a la realidad. Es parte de nuestra filosofía, parte de nosotros y nosotras.

Comentario

Este artículo no tiene comentarios. ¡Se el primero!

Ocultar comentarios
FollowFb.Ins.Lin.Tw.Yt.
...
Volver

Tu carrito

0

No hay productos en el carrito.

Total
0,00
Finalizar compra
Vacío

Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

¡Actualízate!