COSAS QUE NO HACER CUANDO HACES FOTOS PARTE UNO

Hoy inauguramos una saga de post bien rellena de errores básicos a los que nos enfrentamos las fotógrafas y fotógrafos.
Y para qué poner de ejemplo otras fototrabajadoras o fototrabajadores, si valgo yo como muestra buena buena.

Hoy os vamos a hablar un poco de los errores de principiante y no tan principiante tipo 1. Los que todos criticamos, pero que todos cometemos, aunque no sean todos los días.

Lo primero primerísimo y error catastrófico que hoy os presentamos…lo que te define como profesional y te diferencia del resto de los mortales…

¡COGE BIEN LA CÁMARA!

 

 

No es serio, ni pro ni nada de nada ver a alguien que haga fotos y quiera ganarse la vida con la fotografía coger la cámara así. Mitad con asco, mitad con pena, como si tuviese algo pegajoso.

Hablo desde la experiencia porque después de que me hicieran la foto de arriba, ordas de memes de mis compañeros llegaron a mi teléfono, y con razón. Pensé que nadie me veía, y que por encima de todo estaba el fotón que estaba por llegar. Y sí el fotón llegó, pero no lo hice yo, me lo hicieron a mí. Y he de confesar que desde ese día con aquel equipo, perdí mi credibilidad como fotógrafa durante ese proyecto, para pasar a llamarme “Deditos Locos” durante un mes entero. Y gracia, lo que se dice gracia…no me hizo mucha a partir de la segunda semana.

¿Qué quiero decir con esto? que de esta manera no solo pierdes tu glamur natural, si no que lo más importante, pierdes estabilidad y enfoque.

En cuanto des al botón del disparador, se moverá , y todos los ajustes que tenías hechos se desajustarán. El caos entrará en tu cámara, y la barrena mental en tu cerebro. Y cuando llegues a tu casa pensarás “Si yo veía la foto impresionante, ¿qué pudo salir mal?
Bueno, pues ya lo sabes…

Además hay otro error catastrófico en la misma foto, ¿te has dado cuenta?

Amigas y amigos, cuando vayáis a hacer fotos… ¡Mirad por el objetivo, por Dios! Dadle estilo al asunto, ¿no?

Lo primero de todo es saber cuál es tu ojo dominante.

Para saber cuál es, solo tienes que señalar un objeto que se encuentre a unos 2 metros. Cierra un ojo y comprueba si aun señalas el objeto en cuestión. Después prueba con el otro ojo y sigue señalando. El ojo abierto cuando señalas exactamente el objeto que has seleccionado es tu ojo dominante.

(Pincha aquí para ver otras formas de saber cuál es tu ojo dominator)

Al poner la cámara en el ojo estabilizamos la imagen, nos concentramos en lo que queremos fotografiar, y básicamente nos permite encuadrar el campo visual de la imagen que queremos, por lo tanto, utilicemos el nuestro ojo dominante, el visor y sus bondades que para eso están ahí (aunque es cierto que ya no todas las cámaras incorporan visor óptico o visor réflex).

Dicho esto amigas y amigos principiantes, quereos mucho a vosotros, a vuestra reputación de fotógrafos y a vuestra cámara, cogedla firmemente, y que no os llamen “Deditos locos”

Comentario

Este artículo no tiene comentarios. ¡Se el primero!

Ocultar comentarios
FollowFb.Ins.Lin.Tw.Yt.
...
Volver

Tu carrito

0

No hay productos en el carrito.

Total
0,00
Finalizar compra
Vacío

Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

¡Actualízate!